La UIT recomienda que se compartan infraestructuras para contrarrestar la disminución de las inversiones.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones, UIT, ha publicado su Informe anual, Tendencias en las Reformas de Telecomunicaciones 2008: Seis grados de compartición, en el cual se detallan varias estrategias en materia de reglamentación, concebidas para reducir los costes de instalación de redes.

Según esta organización, el año 2008 se ha caracterizado por un aumento sin precedente del número de consumidores de servicios telefónicos e Internet en los países desarrollados y en desarrollo, a consecuencia del crecimiento y la expansión de la red.

Por otra parte, este año los inversores tendrán más dificultades para obtener fondos destinados a continuar el desarrollo de la red, a causa de la gran crisis financiera mundial. Las estrategias de compartición que se examinan en el nuevo Informe de la UIT se consideran propicias al desarrollo de infraestructuras en el sector de las telecomunicaciones/TIC, en particular a la luz del empeoramiento de la crisis financiera mundial.

Las estrategias de compartición entrañan la compartición de los costes de ingeniería civil de la instalación de redes, la promoción del acceso abierto a la infraestructura de apoyo de redes (postes, conductos, canalizaciones), instalaciones esenciales (estaciones de aterraje de cables submarinos y pasarelas internacionales), así como el acceso al espectro de frecuencias radioeléctricas y a los aparatos de los usuarios.

El extraordinario aumento del volumen de bits generados por la evolución hacia la convergencia y la conmutación por paquetes ha creado la necesidad de aumentar la capacidad de las redes. La responsabilidad de los reguladores consiste en crear y mantener un entorno en el cual los operadores y proveedores de servicios puedan aprovechar al máximo la capacidad y eficacia de las redes, fomentando las inversiones de capital y la expansión del mercado al ritmo de la evolución del sector.

En 2008 la penetración de los servicios móviles aumentó notablemente. A finales del año, el número de redes móviles y de abonados alcanzará un total nunca visto, ya que se estima que el número de abonados a servicios móviles en todo el mundo alcanzará los 4 000 millones. En el mundo hay ya más de 1 500 millones de usuarios de Internet, de los cuales un número creciente utiliza servicios de banda ancha fijos y móviles. La banda ancha sustituye a la marcación directa al mismo ritmo en los países desarrollados y en desarrollo.

También se ofrece ahora un número creciente de sistemas inalámbricos de banda ancha, y los usuarios de países en desarrollo pueden acceder a Internet con sus teléfonos móviles y otros aparatos portátiles. Por otra parte, más países en desarrollo instalan redes troncales y de retroceso nacionales de fibra para cursar el creciente volumen de tráfico de datos. Además, se han tendido nuevas redes de cables submarinos internacionales para conectar a países en desarrollo con la red mundial de redes troncales Internet, precisamente cuando un grupo de empresarios de la alta tecnología está tratando de resucitar los planes de creación de una constelación de satélites de banda para conectar a los países en desarrollo.

En el Informe Tendencias en las Reformas de Telecomunicaciones 2008 se catalogan las actividades de los gobiernos, en particular las de los reguladores de las TIC, operadores y proveedores de servicios, que tratan de extender el alcance de los servicios de banda ancha asequibles y alcanzar los objetivos de acceso universal.

Lo que antes se consideraban estrategias ideales para extender el acceso a las redes de banda ancha en los mercados en desarrollo podría considerarse ahora como una receta para todo el mundo. Si las fuentes de capital para las inversiones en redes llegaran a pararse temporalmente, los poderes públicos podrían adoptar medidas a fin de aumentar el atractivo de sus mercados para unos recursos de inversión cada vez más escasos:

  • Reducir los obstáculos a la inversión que inhiben la circulación de capitales entre los países.
  • Reducir los obstáculos normativos (precios de licencias elevados o prohibición de nuevos actores) que representan entornos hostiles para las inversiones de capital y el crecimiento del mercado.
  • Compartir instalaciones esenciales, tales como estaciones de aterraje de cable, centros de conmutación locales o redes troncales de fibra.
  • Adoptar reglas que contemplen la compartición de infraestructuras, en particular la compartición “pasiva” de torres, conductos, derechos de paso y otras instalaciones de apoyo.
  • Modernizar y racionalizar los procesos entre organismos para crear una “ventanilla única” en la cual puedan obtenerse diversas autorizaciones relacionadas con las redes, tales como gestión de bienes raíces, acceso a puertos, permisos medioambientales y seguridad.
  • Añadir mecanismos innovadores de gestión del espectro que promuevan una mayor compartición y una utilización eficaz del espectro.
  • Modificar marcos normativos para eliminar reglas discriminatorias que favorezcan a una empresa o industria con respecto a otra en un mercado de servicios convergentes.
  • Velar por que las políticas y reglamentaciones públicas den a los operadores establecidos y nuevos actores la posibilidad de elegir entre varias oportunidades de planes de actividad comercial y estrategias a largo plazo, incluidas la reventa, la venta al por mayor y los mercados nicho.

En sumario de este Informe puede obtenerse en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s