A finales de año el número de abonados de telefonía móvil en todo el mundo alcanzará los 4000 millones.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones, UIT, ha anunciado que es muy probable que, antes de final de año, el número de abonados a la telefonía móvil en todo el mundo alcance la cifra de los 4.000 millones de abonados.

Desde el inicio de este siglo, el crecimiento del número de abonados al servicio móvil ha sido impresionante, con tasas interanuales medias de crecimiento del 24 por ciento entre 2000 y 2008. Mientras que en 2000, la tasa de penetración móvil era tan sólo del 12 por ciento, a comienzos de 2008 ya había superado el 50 por ciento. Se calcula que se situará en torno al 61 por ciento a finales de 2008.

Según la UIT, “El hecho de que se hayan registrado 4000 millones de abonados en todo el mundo indica que es técnicamente posible lograr que el mundo se conecte a los beneficios de las TIC, y que es una oportunidad de negocio viable”. Pese a que las cifras muestran un crecimiento impresionante, la UIT insiste en que es preciso interpretarlas con cautela. Aunque una tasa de penetración del 61% sugiere que, teóricamente, al menos una persona de cada dos podría estar utilizando un teléfono móvil, esto no es necesariamente cierto. De hecho, las estadísticas reflejan el número de abonos, y no el de personas.

Cuando alguien tiene varios abonos se produce una doble contabilización. Además, los métodos empleados por los operadores para contar el número de abonados activos al servicio de prepago difieren entre sí y a menudo exageran el número real de personas que utilizan un teléfono móvil.

Por otra parte, algunos abonados, especialmente de los países en desarrollo, comparten su teléfono móvil con otras personas.

La UIT continúa insistiendo en que, a pesar de las elevadas tasas de crecimiento del sector de la telefonía móvil, siguen apreciándose importantes diferencias entre las regiones y en el interior de los países en lo que atañe a las tasas de penetración.

El impresionante crecimiento del número de abonados al servicio móvil se debe principalmente a la evolución de algunos de los mayores mercados del mundo. Se espera que las economías emergentes de Brasil, Rusia, India y China adquieran una importancia creciente en términos de población, recursos y participación en el PIB mundial. Se prevé que, a finales de 2008, estas economías contarán por sí solas con más de 1.300 millones de abonados a los servicios móviles.

A mediados de 2008, China ya había superado los 600 millones de abonados, y hoy representa el mayor mercado mundial de telefonía móvil. A finales de julio de 2008, la India contaba con unos 296 millones de abonados móviles pero, al presentar una tasa de penetración relativamente baja del 20 por ciento, ofrece un gran potencial de crecimiento. La liberalización del mercado ha desempeñado un papel fundamental en la extensión de la telefonía móvil, al introducir la competencia y reducir los precios. En la India, los operadores móviles compiten cada vez más entre sí por los clientes de bajos ingresos, y el nivel medio de ingresos por abonado se sitúa en la India en torno a los 7 dólares de los Estados Unidos, uno de los más bajos del mundo.

La UIT publicó recientemente dos informes regionales para África y Asia, en los que se refleja la manera en que la telefonía móvil está cambiando la vida de la gente de todos estos países. Además de proporcionar servicios de comunicación a zonas hasta ahora aisladas, las aplicaciones móviles han abierto las puertas a innovaciones tales como el comercio móvil, que permite a los agricultores acceder a la información sobre los precios, o la utilización de los teléfonos móviles para el pago de bienes y servicios. Aunque los abonados al servicio móvil de banda ancha siguen concentrados en el mundo desarrollado, varios países en desarrollo, entre los que figuran Indonesia, las Maldivas, Filipinas y Sri Lanka en la Región de Asia y el Pacífico, han puesto en marcha redes 3G.

La aceptación de la banda ancha permite la prestación de toda una gama de servicios en línea deseables y útiles desde el punto de vista social, específicamente en ámbitos tales como la e-administración, la e-enseñanza o la e-salud. La utilización de las tecnologías de banda ancha puede contribuir a superar muchos de los desafíos fundamentales en materia de desarrollo a los que han de enfrentarse los países en desarrollo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s