El Parlamento Europeo dice que la criminalización de los consumidores no ayuda a luchar contra la piratería en Internet.

La Eurocámara aprobó un informe que señala que la criminalización de los consumidores sin ánimo de lucro no es la solución para combatir la piratería. Los diputados apuestan por concienciar a los jóvenes sobre el respeto de los derechos de autor.

El Parlamento pidió a la Comisión Europea un replanteamiento de la cuestión crítica de la propiedad intelectual desde el punto de vista cultural y económico. Según el informe, no vinculante, se deben buscar soluciones “en aras del equilibrio entre las posibilidades de acceso a las actividades y contenidos culturales y la propiedad intelectual que garanticen una remuneración equitativa y real para todos los titulares de derechos, una verdadera libertad de elección para los consumidores, y la diversidad cultural”. Sin embargo, los diputados creen que “la criminalización de los consumidores sin intención de lucro no es una buena solución para luchar contra la piratería en Internet”. El Parlamento rechazó, con 314 votos a favor y 297 en contra, un informe que proponía una serie de medidas para penalizar a quienes se aprovechan de los programas de intercambio de archivos p2p para acceder gratis a la cultura. La Eurocámara considera demasiado restrictivas las medidas propuestas por este Informe para proteger los derechos de autor y cree además que no son las adecuadas para combatir las descargas. El texto pide que se reconozca que, con Internet “han cambiado de forma radical los modos clásicos de utilización de los productos y servicios culturales”.

En su lugar, invitan a la adopción de medidas en materia de prevención, educación y concienciación de los consumidores, especialmente entre los jóvenes, sobre el valor de la propiedad intelectual. El texto aprobado de Guy Bono, parlamentario francés de Grupo Socialista, considera esencial garantizar un acceso sin obstáculos a los contenidos culturales en línea, “por encima de una lógica puramente económica y comercial”. Por ello, estima “vital” una reforma de los derechos sobre la propiedad intelectual, sin olvidar que estos derechos son “indispensables para la supervivencia de las industrias culturales”.

El texto observa que la fragmentación del sector creativo en Europa y falta de grupos culturales paneuropeos pueden ser un freno para el papel cultural de Europa en el mundo. Barrera que puede obstaculizar también el crecimiento económico y la creación de empleo en el continente. En 2003 este sector aportó 654 mil millones, el 2,6% del PIB de la Unión Europea, (el 2,3% en el caso español); empleó en 2004 a más de cinco millones de europeos (un 3,1% de la población activa de la Unión), y su crecimiento entre 1999 y 2003 fue un 12,3% superior al del resto de la economía.

Las medidas restrictivas que se solicitaban en el Informe van en la línea de las aplicadas en Francia o las que se quieren aplicar en Reino Unido. Ambos países quieren, por petición de entidades de Gestión y otros sectores culturales, que los proveedores de acceso a Internet controlen las descargas que hacen sus abonados y, se les penalice, llegando a su desconexión de Internet. En España ya han formulado esta reivindicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s