La gestión de los riesgos será el cuarto factor clave para el rendimiento de la empresa, junto con las personas, los procesos y la tecnología.

Según un estudio llevado a cabo por The Economist Intelligence Unit por encargo de KPMG International, la gestión y el control de riesgos gana importancia, todavía lentamente, en el día a día de los consejos de administración, las empresas ya aceptan que el departamento encargado de gestionar y controlar los riesgos puede asumir un papel más estratégico y generar un impacto real en el rendimiento de la empresa, aunque este cambio se producirá lentamente, ya que sólo el 50% de las empresas encuestadas opina que este objetivo es alcanzable en los próximos tres años.

Uno de los principales obstáculos al respecto parece ser la falta de entendimiento de las cuestiones de riesgos o el hecho de no contar con una cultura corporativa debidamente sensibilizada con los riesgos de su propio negocio.

Este estudio, realizado a 435 altos directivos, revela que la mayor dificultad para conseguir una gestión efectiva de los riesgos y controles continúa siendo la falta de sensibilización al respecto. Esta fue la respuesta más votada, con un 22% entre los encuestados, seguida por la escasez de recursos y la falta de entendimiento sobre el proceso de gestión de riesgos en el negocio, ambas respuestas con un porcentaje del 17%.

Los directivos encuestados coinciden en que existe una necesidad imperiosa de prestar más importancia a la gestión de riesgos en el negocio. Muchos han recalcado la necesidad de implantar una cultura de riesgos en toda la organización. A pesar de que puede resultar difícil de definir y valorar, la principal implicación es que en toda decisión de negocio han de valorarse los riesgos asociados. De cara al futuro, el riesgo está dejando de valorarse exclusivamente por su cuantificación, orientándose también hacia una valoración más cualitativa, teniendo en cuenta, por ejemplo, si una empresa está comercializando sus productos de la forma más adecuada, o si se están teniendo en cuenta los riesgos regulatorios o legales que pudieran ir asociados.

Cada vez más, la gestión de riesgos amplia el ámbito de las finanzas para abordar otros aspectos más cualitativos como la reputación, el valor de marca y la responsabilidad social corporativa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s