Un informe indica que la inversión en I+D es la clave de la productividad.

La inversión en investigación y desarrollo (I+D) contribuye considerablemente al incremento de la productividad, según un informe sobre competitividad de la Comisión Europea.

El informe revela que, en 2006, el PIB de la Unión Europea creció en un 3%, su mayor aumento desde el año 2000. Este incremento se debió al aumento de la productividad (el aumento del PIB por empleado) y al crecimiento del empleo. Asimismo, la mayor parte de los nuevos Estados miembros de la Unión Europea, así como países con un PIB per cápita relativamente bajo, están alcanzando a sus vecinos de mayor rendimiento.

Desde un punto de vista sectorial, el mayor crecimiento se registró en industrias con un fuerte componente de tecnologías de la información y las comunicaciones, TIC, como equipamiento de comunicaciones, maquinaria de oficina y ordenadores.

El informe identifica los motores clave que contribuyen en mayor medida a la productividad. Una mayor inversión en I+D puede incrementar considerablemente el crecimiento de la productividad, especialmente si los elementos del triángulo del conocimiento (I+D, innovación, y educación y formación) están bien integrados, incluyendo la dotación de personal científico.

Según la Comisión, lograr el objetivo de invertir el 3% del PIB en I+D podría conducir a aumentos tanto en la productividad como en los ingresos. Hasta el momento sólo dos Estados miembros, Suecia y Finlandia, han logrado este objetivo y se prevé que otros ocho Estados miembros lo alcancen antes de 2010.

El informe también destaca la importancia de las inversiones en TIC, que ofrecen grandes beneficios, en forma de un aumento de la productividad, cuando están acompañados por cambios organizativos apropiados e inversión en habilidades.

Entre otros importantes motores de productividad identificados por la Comisión está el fomento de la capacidad emprendedora mediante la simplificación de la creación de empresas, la mejora de las condiciones para las pequeñas y medianas empresas, PYME, y el refuerzo de mejores prácticas normativas y la disminución de la burocracia.

Mirando hacia el futuro, se considera el papel que podrían desempeñar las tecnologías nuevas y emergentes para fomentar la economía. No está claro hasta qué punto las tecnologías emergentes, (microsistemas electromecánicos, materiales avanzados, bio y nanotecnologías, materializarán su potencial observado, a pesar de que se debe comprender que su potencial es muy importante y podría ser una gran contribución al aumento de la productividad y la innovación en las próximas décadas. No obstante, es probable que la gestión de los conocimientos cobre importancia y que los modelos de negocio de más éxito en el futuro sean aquellos que rindan mejor en este aspecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s