Se inicia la cuenta atrás para los dos nuevos satélites de España.

España dispondrá de un satélite para cubrir necesidades civiles y otro para requerimientos de seguridad y defensa en el 2012. Los satélites: Ingenio y Paz, que se enmarcan dentro de las actividades del Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite. Este Programa convierte a España en el primer país de la UE en disponer de un sistema dual de observación y de doble uso (civil y militar).

El denominado Ingenio será gestionado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial, CDTI, una Entidad Pública Empresarial dependiente del Ministerio de Industria, en el marco de la contribución de España a la Agencia Europea del Espacio (ESA). Está orientado principalmente a usuarios civiles pero, al ser un sistema propio, las imágenes podrán utilizarse también para aplicaciones de seguridad y defensa, siempre que sea necesario. Estará formado por sensores ópticos para cumplir con fines civiles. Realizará 100 imágenes diarias de la Tierra, de entre 2,5 y 10 metros de resolución. En cuanto a sus dimensiones, medirá tres metros de largo y uno de base, y pesará 300 kilogramos. Costará 190 millones de euros.

El satélite Paz, tendrá sensores de radar y será gestionado por el Ministerio de Defensa. Este satélite responde en mayor medida a requisitos de seguridad y defensa aunque cuenta con una capacidad de utilización dual, civil y militar.captará 64 imágenes diarias con un metro de resolución, hasta en las condiciones metereológicas más adversas. Costará 135 millones de euros.

Las aplicaciones del Programa permitirán el uso de los satélites en campos tan diversos como la vigilancia de la superficie terrestre, control de vertidos marítimos, urbanismo y ordenación del territorio, control de la ocupación del suelo o de los recursos naturales, planificación de infraestructuras, evaluación de catástrofes, incendios forestales, control del medio ambiente, así como inteligencia, simulación de operaciones militares, verificación de tratados internacionales, control fronterizo o cartografía de alta resolución.

Ciertos desastres medioambientales, como los vertidos en el mar, solamente pueden ser detectados con la tecnología radar, mientras que, por ejemplo, la evolución de la masa vegetal sólo se puede observar mediante la tecnología óptica. Las imágenes almacenadas en la memoria de los satélites se descargarán a su paso sobre las antenas receptoras situadas en la estación espacial de Maspalomas y en Madrid para ser utilizadas por los distintos usuarios del sistema.

La complementariedad de los dos satélites aporta dos ventajas fundamentales: disponer de diferente información por las características aportadas a la tecnología óptica y a la tecnología radar, y la posibilidad de obtener una imagen de cualquier lugar del mundo cada 24 horas.

El Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite prevé como usuarios españoles a los Ministerios de Defensa, Fomento, Agricultura, Medio Ambiente e Interior, así como a Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. Asimismo, el Programa posibilitará acuerdos de intercambio de imágenes con otros sistemas de observación de la tierra y con otros países.

El Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite supone la obtención de múltiples beneficios para España. Además de proporcionar independencia operativa al país, permitirá mejorar la contribución española al programa europeo Global Monitoring Environmental and Security, GMES, Vigilancia Mundial del Medio Ambiente y la Seguridad, la principal iniciativa europea en el área de observación de la Tierra, que está liderada por la Unión Europea y la ESA.

Asimismo, el Programa supone una componente de I+D+i que permitirá que la industria nacional lidere programas europeos. También conllevará grandes beneficios sociales al disponer el Gobierno de un instrumento de primer nivel tecnológico con potencial aplicación en multitud de ámbitos (seguridad y defensa, control de riesgos, gestión medioambiental y de recursos, etc).

Con este programa, España dispondrá de cuatro satélites para atender sus necesidades, tanto en el campo de la observación de la Tierra como en el de las comunicaciones por satélite, lo que nos situará al más alto nivel mundial en cuanto a recursos espaciales. Se conseguirá autonomía y versatilidad operativa en la obtención de información en los campos estratégicos, tácticos y de seguridad al tiempo que se posibilita un salto cualitativo de la industria nacional y del sector espacial.

El sector espacial español dispone de probada experiencia para desarrollar un sistema nacional de observación de tierra por satélite. Así, en 1988, España se adhirió al programa HELIOS, liderado por Francia y con participación de Italia, para cubrir las necesidades del Ministerio de Defensa en materia de observación de la Tierra por satélite. En 1995, se lanzó al espacio el primer satélite HELIOS 1A y, en 1999, el segundo satélite HELIOS 1 B.

En abril de 1997, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, INTA, Organismo Autónomo del Ministerio de Defensa, lanzó el satélite MINISAT 01. En este programa, la industria nacional, liderada por el INTA, aplicó por primera vez los conocimientos adquiridos en programas anteriores, fundamentalmente en los de la ESA, y desarrolló un sistema espacial completo, desde sus fases iniciales de diseño hasta el final de operación en órbita.

Más recientemente, en 2005, España se ha constituido como uno de los cuatro países líderes de GMES, con una contribución del 12% a la infraestructura espacial común que se desarrollará por parte de la ESA. Además de esta participación, España aportará ahora a GMES las imágenes del Programa Nacional de Observación de la Tierra por satélite, uniéndose así al selecto club de países que contribuirán con satélites propios a GMES.

Actualmente, los medios disponibles en observación de la Tierra por satélite son los derivados del programa europeo Helios II, donde se participa con un 3%, una vez concluido el programa Helios I, en el que se tuvo una participación del 6%.

Recientemente España se ha adherido, con un 3% de participación, al programa Pleiades de alta resolución de aplicación civil y militar, cuyo primer satélite está previsto que entre en operación en el año 2008.

Estos dos programas (Helios y Pleiades) proporcionan capacidad de observación utilizando sistemas ópticos de alta resolución, pero faltaba la componente radárica, que permite observaciones constantemente, al margen de la cobertura nubosa o la hora del día.

Además, disponer de un sistema propio arroja ventajas indudables, en términos de autonomía e independencia. Finalmente, el Programa Nacional de Observación de la Tierra por satélite situará a la industria nacional en una posición de vanguardia en el ámbito de los programas espaciales europeos siendo ésta la primera vez que se van a fabricar en España satélites de esta dimensión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s