Las empresas no están preparadas para investigar fraudes de alcance internacional.

Según un nuevo estudio de KPMG Internacional, las empresas, a menudo, no están preparadas para investigar los fraudes de forma rápida y efectiva, especialmente si éstos se producen en un país distinto al de su sede principal, esto es de especial gravedad en un contexto en la que los delincuentes pueden transmitir digitalmente propiedad intelectual y fondos robados a cualquier parte del mundo en cuestión de segundos.

En la encuesta, Investigaciones de fraudes internacionales, Superando el reto de forma efectiva, realizada por KPMG a altos directivos de 21 países, el 92% de los encuestados espera que, en el próximo año, no se produzca una disminución del número de investigaciones internacionales sobre fraude – y muchos de ellos espera que aumente. Sin embargo, un 56% indica que no han implantado procedimientos exhaustivos de investigación en sus organizaciones. Por el contrario, un 60% de los directivos reconoce que es fundamental contar con una adecuada planificación para evitar fraudes de carácter internacional.

Los directivos encuestados por KPMG afirmaron que se enfrentan a muchos retos por diversos factores al llevar a cabo investigaciones a escala internacional. Estos retos pueden clasificarse en cuatro categorías principales:

Diferencias culturales, idiomáticas y legales.

Identificación de la respuesta inicial ante un supuesto fraude.

No contar con un equipo de investigación que disponga de la experiencia y las habilidades técnicas pertinentes.

Disponibilidad y accesibilidad a datos electrónicos.

Además, tan sólo un 48% de los encuestados afirmaron que el personal encargado de las investigaciones en su organización había recibido formación en los últimos seis meses, mientras que un 27% no había recibido ningún tipo de formación en el último año.

Para KPMG existen ciertas medidas que los directivos pueden adoptar para mejorar las investigaciones de fraude de alcance internacional, entre otras:

Valorar y comparar la capacidad de investigación de la empresa con las “mejores prácticas” del sector.

Evaluar los protocolos de investigación y asegurarse de que tanto el consejo como el comité de auditoría están al tanto de todas estas cuestiones.

Contar con un único responsable a nivel global al que notificar los incidentes de fraudes y de conductas irregulares.

Formar a los equipos de investigación sobre la gestión de fraudes y conductas irregulares a escala internacional.

Elaborar un documento escrito de respuesta ante posibles incidentes que incluya un conjunto exhaustivo de protocolos.

Evaluar los requerimientos legales locales y la capacidad del área de TI de la empresa para recuperar rápidamente datos de los sistemas de sus distintas oficinas internacionales.

Contar con asesoramiento legal sobre cualquier aspecto de la creación de protocolos iniciales de investigación y procedimientos operativos.

Utilizar recursos externos que cuenten con conocimientos exhaustivos del sector y que tengan experiencia en investigaciones internacionales.

Este estudio de KPMG, realizado a finales de 2006 y principios de 2007, incluye las respuestas de 103 altos directivos de empresas en Norteamérica, Sudamérica, Europa, Asia, Australia, y África, que son responsables de las investigaciones internacionales en sus respectivas multinacionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s