La empresa europea debe aumentar la inversión en I+D, según un informe.

Según un nuevo informe de la Comisión Europea, la baja inversión en investigación y desarrollo por parte de la empresa es una gran amenaza para la economía europea basada en el conocimiento.
El informe Cifras clave 2007 sobre ciencia, tecnología e innovación examina la intensidad de la investigación y el desarrollo (I+D), que se mide como el porcentaje del PIB (producto interior bruto) destinado a I+D, en Europa y en otros lugares. Este informe revela que, a pesar de que la intensidad de I+D de la UE ha aumentado lentamente pero a ritmo constante a finales de la década de los años noventa, hacia 2001 había comenzado a estabilizarse y luego disminuyó hasta quedar en sólo el 1,84% en 2005, el último año que abarca el informe.

La intensidad de I+D en la UE-27 se encuentra en un nivel inferior al de otras grandes economías mundiales como EE. UU., Japón y Corea del Sur, se advierte en el informe que: nuevas economías emergentes, como China, están avanzando rápidamente.

Más del 85% de esta insuficiencia de intensidad de I+D se debe a las diferencias en los niveles de financiación de I+D provenientes del sector empresarial. En una reunión celebrada en Barcelona en 2002, los mandatarios europeos coincidieron en que el sector empresarial debería estar financiando dos tercios de la I+D hacia el año 2010. En 2004, sólo el 55% de la I+D de Europa estaba financiada por el sector privado, en comparación con el 64% de EE. UU., el 67% de China y el 75% de Japón y Corea del Sur. El informe atribuye esta diferencia en la intensidad de la investigación a diferencias en la estructura industrial y al tamaño menor de la industria europea de alta tecnología.

Sin embargo, el sector público también deberá aumentar su financiación de I+D. Según el informe, la financiación de I+D por parte de los gobiernos es fundamental para crear y desarrollar capacidades de ciencia y tecnología, un prerrequisito para ponerse al nivel de otros países en las fronteras de la tecnología, y para apoyar proyectos de investigación que prometen grandes beneficios sociales y que tal vez el sector privado no encuentre lo suficientemente atractivos».

En cuanto a la excelencia en investigación, la UE está rezagada con respecto a EE. UU. en cantidad de citas bibliográficas y publicaciones científicas muy citadas, dos indicadores que se utilizan para medir el impacto de la producción científica. Las universidades de la UE tampoco se encuentran en los puestos de cabeza entre las universidades de todo el mundo, según el volumen de citas bibliográficas.

En el informe también se estudia la transferencia de conocimientos y se observa que en los países de la UE la relación entre las invenciones patentadas y la base científica es mucho más débil que en EE. UU.

No obstante, según se señala en el informe, hay motivos para ser optimistas. Países como Dinamarca, Alemania, Austria y Finlandia, que presentan altos niveles de intensidad de I+D, demuestran que es posible mantener esta intensidad a niveles superiores al 2% e incluso al 3% del PIB. Además, en el informe se incluyen cifras hasta el año 2005. Desde entonces, la UE ha lanzado nuevas iniciativas para aumentar el gasto en I+D y la transferencia de conocimientos. El informe muestra que estas nuevas iniciativas tienen que ser implementadas urgentemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s