Los mercados digitales dan síntomas de saturación en el mundo desarrollado.

La consultora francesa IDATE, especializada en el desarrollo de los mercados y de la tecnología, en colaboración con el Centro de Análisis de la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones, ENTER, presentaron el informe DigiWorld 2007, una publicación de ambas consultoras, donde se juntan el análisis del estado del sector TIC en el mundo, elaborado por IDATE, con el estudio de ENTER sobre la situación en España.

Después de una lectura rápida de este interesante Informe, destacaré aquellos aspectos que me han parecido más destacados, en relación a la situación en España:

Los mercados desarrollados presentaron tasas de crecimiento bastante modestas, los países emergentes han continuado creciendo a buen ritmo, aportando la mayor parte de la contribución al total del crecimiento mundial.

España se enmarca, dentro de la evolución de los países emergentes, por lo que sigue la tendencia de ralentización del crecimiento característica de la Unión Europea y Estados Unidos.

España continúa teniendo como asignatura pendiente la equiparación con las economías centrales de la zona euro en términos de implementación y uso de las nuevas tecnologías y al desarrollo de la sociedad de la información. Pero constata la realidad de que esta brecha poco a poco se va cerrando, no es menos cierto que el acercamiento discurre más lento de lo deseable, pese a los esfuerzos públicos y privados por acelerar la deseada homologación.

Resulta inexacta la generalización: mientras algunos indicadores están situados por debajo del promedio comunitario, otros son semejentes e incluso los hay superiores, como es el caso de la penetración de la telefonía móvil, la red de cajeros automáticos o el uso de tarjetas de pago electrónicos en el comercio minorista.

El mercado de telefonía móvil volvió a crecer el pasado año por encima de la economía (6,7 por 100), pero sin alcanzar los dos dígitos característicos de los años precedentes. Ello no obstante, superó en 2006, por primera vez y aunque muy ligeramente, al de telefonía fija en términos de facturación.

El mercado de telecomunicaciones se ha caracterizado en los últimos tiempos por una tendencia acusada a la sustitución del fijo por el móvil en los servicios de voz, pero quizás lo más relevante de 2006 sea que parece haberse iniciado una tendencia similar en el campo de los datos.

La TDT aumenta la oferta, pero no cambia el modelo. El notable aumento del parque de descodificadores digitales está lógicamente relacionado con la irrupción en 2006 de la Televisión Digital Terrestre (TDT). El año se ha caracterizado, sin duda, por una multiplicación sensible de la oferta, con nuevas cadenas en abierto, tanto en modalidad analógica como en formato digital, pero de momento no ha traído aparejada una diversificación. En realidad, las nuevas propuestas no han trascendido la reiteración de las fórmulas dominantes, en buena parte de los casos están limitadas a la reemisión de programas provenientes del fondo documental y de producción de cada una de las cadenas.

La TDT se perfila cada vez en mayor medida como una tecnología de transición que dará pasó a nuevas formas de consumo y distribución de los contenidos: personalizada, a la carta y presumiblemente accesible a través de redes de banda ancha, IPTv, que, entre otras cosas, facilitarán el desarrollo de la alta definición, TvHD.

La evolución del sector español TI es reveladora del proceso de innovación y modernización que están acometiendo las empresas, persuadidas del escenario global en que discurren incardinadas, pero también de las tendencias en el equipamiento de los hogares que estimula fase expansiva del ciclo económico iniciada en 1996-98.

Se aprecia una dispar tendencia en la evolución de los precios unitarios de equipos y servicios: a la baja, los equipos; alcista en los servicios.

Los comportamientos percibidos en la sociedad española no son demasiado distintos de los que imperan en el resto de nuestra área económica. Un ejemplo claro puede ser el equipamiento progresivo de los hogares, claramente orientados hacia la configuración de un entorno digital entorno digital, como refleja, entre otras cosas, la firme expansión de la electrónica de consumo, líder de crecimiento entre los mercados españoles DigiWorld.

El canon digital una amenaza. Pende la incertidumbre de lo que pueda llegar a suponer la introducción del denominado canon digital que, en cuantía todavía incierta, pasará a gravar de forma indiscriminada la adquisición de aparatos y dispositivos de grabación, almacenamiento y reproducción de contenidos en formato digital.

Al margen de esta carga parafiscal añadida, resulta evidente el doble riesgo de que actúe como inhibidor del avance del equipamiento e introduzca distorsiones en el funcionamiento del mercado. Sin descartar que pueda acabar incentivando la piratería.

El eDNI una oportunidad. La introducción del documento de identidad electrónico, eDNI, será sin duda una incentivación de los procesos de e-gobierno y de e-administración entre los ciudadanos y las empresas, superando las trabas e inconvenientes asociados al todavía vigente certificado digital.

La introducción del eDNI no tiene por qué contemplarse únicamente dentro del ámbito del proceso burocrático público. Su potencial como instrumento fiable y seguro de acreditación de la personalidad puede y probablemente acabará extendido a otras relaciones e intercambios a través de la Red.

Comercio electrónico, lastrado en clave de reticencia. De alguna manera, empresas y consumidores comparten reticencias –aunque de signo distinto- que lastran el desarrollo del comercio electrónico en el mercado español. Las primeras persisten, en muchos casos, en ver las transacciones online más como amenaza a sus canales tradicionales que como oportunidad. Los segundos, por su parte, siguen sintiendo enormes prevenciones y recelos frente a comunicar sus datos bancarios –cuentas, tarjetas, etc.- a través de Internet.

Dispar evolución de los indicadores de venta y facturación. Predomina un aumento de las unidades vendidas superior al incremento de la facturación. Fuertes presiones sobre los precios, en una situación de demanda pujante, sector a sector. Con otra particularidad: gran parte de los dispositivos y servicios ofertados están incorporando además nuevas y mejoradas prestaciones, fruto del avance tecnológico y los procesos de innovación.

Las mejoras de calidad, servicio y eficiencia se están trasladando esencialmente al consumidor. Lo que, sin duda, constituye un importante reto para la industria, que debe responder con nuevos modelos de negocio y posicionamiento en las renovadas cadenas de valor al estrechamiento de márgenes que se viene manifestando.

Las empresas TIC presionadas por la competencia y el avance tecnológico. La ralentización de las tasas de crecimiento españolas en el 2006 discurre en paralelo a la observada para el conjunto de la Unión Europea. Una parte de la aparente ralentización o pérdida de vigor de los distintos mercados hay que atribuirla al aumento de la presión competitiva instalada segmento a segmento, sector a sector.

Se difuminan cada vez más los límites sectoriales. Tanto las empresas del mundo hardware o software, o proveedores de servicios Internet se están haciendo presentes en el ámbito de las telecomunicaciones, operadoras de éste mercado se adentran en la provisión de aplicaciones de sistemas o tantean sus opciones de erigirse en actores relevantes en el ámbito de la Red. Igual que todos emprenden acciones de consolidación o alianzas en el área de contenidos y los proveedores de contenidos ensayan incursiones como prestadores de servicios de comunicación.

El necesario e incierto despliegue de redes con mayor ancho de banda La necesidad de acometer el despliegue de redes avanzadas, capaces de proveer mayores anchos de banda que puedan soportar nuevos servicios, aplicaciones, herramientas y contenidos.

La competencia se está trasladando aceleradamente hacia las plataformas de acceso, incluyendo la que enfrenta a las modalidades fijas y en movilidad. No quiere decir que no se planteen otras, como la referida a los dispositivos, con la disputa abierta para dilucidar cuál será el básico sobre el que se articularán las diferentes utilidades, dada la tendencia apreciable hacia la unificación en uno solo de los actualmente asignados para cada una de ellas. O la apenas iniciada en torno a la forma de controlar e interconectar la configuración del hogar digital, comprendiendo las prestaciones de ocio y entretenimiento, domótica y trabajo o formación online.

Las dudas sobre plataformas y dispositivos de acceso. El escenario sigue dominado por ADSL y cable en fijo, junto a UMTS, HSDPA, en móvil- y TDT o satélite, en televisión, pero habrá de contar pronto con tecnologías emergentes como fibra, FTTx, DSL avanzado, WiMAX, 4G o las evoluciones del enlace satelital. Si en lo actual estamos hablando de anchos de banda escalables hasta los 6-10 Mb., el horizonte más o menos inmediato que prefiguran esas nuevas tecnologías plantean rangos del orden de 100 Mb.

Destaca el avance registrado en 2006 por la electrónica de consumo, 13,6 por 100, sobre todo en los apartados de televisores de pantalla plana, descodificadores de señal digital de televisión y reproductores Mp3. Nada diferente de la tónica dominante en el resto de países del área e igualmente indicativo del camino abierto hacia la configuración del hogar digital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s