El sector público financiará la construcción de Galileo para asegurar su funcionamiento en 2012.

Jacques Barrot, Vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de transportes, ha declarado que: «Europa necesita un sistema de radionavegación por satélite europeo como infraestructura esencial al servicio de aplicaciones cruciales como el control de fronteras, la logística del transporte, las operaciones financieras o la vigilancia de infraestructuras críticas de energía y comunicaciones. La Comisión pone todo su empeño en garantizar el éxito de este sistema. Galileo representa una contribución fundamental a las políticas comunitarias y en él se cifran las ambiciones europeas en materia de política espacial, tecnología e innovación.».

La Comisión no piensa abandonar el proyecto Galileo, cuyo propósito es dotar a Europa de un sistema de navegación por radio vía satélite equiparable a los que tienen China, Estados Unidos y Rusia. La Comisión ha publicado un plan que indica cómo el sector público asumirá la total responsabilidad de financiar y dirigir la estructura inicial del sistema.

La radionavegación por satélite es una tecnología que permite a los usuarios conocer en cualquier momento su localización en todo el mundo. El sistema de radionavegación europeo Galileo comprende una constelación de 30 satélites en órbita a 24.000 km con 5 servicios distintos y es una iniciativa conjunta de la Comisión Europea y la Agencia Espacial Europea (AEE) que iba a financiarse por medio de una asociación público-privada.

El esfuerzo desplegado para elaborar los programas europeos de radionavegación por satélite, Galileo y Egnos, ha llegado en estos momentos a una encrucijada y se imponía tomar una decisión política sobre la manera en que han de ejecutarse dichos programas.

En esa asociación, el sector público iba a ser el responsable de financiar el lanzamiento de los cuatro primeros satélites de Galileo, mientras que el consorcio privado construiría los 26 satélites restantes. La red planeada de 30 satélites Galileo proyectaría señales de radio a receptores en tierra, lo que permitiría a los usuarios localizar puntos con exactitud.

La elaboración del plan mencionado se debe al acuerdo frustrado entre las compañías que conformaban la empresa común con respecto a una única estructura empresarial para administrar el sistema. Durante las negociaciones quedó de manifiesto que las empresas no estaban dispuestas a asumir el diseño y el riesgo de comercialización del sistema.

El nuevo plan, que nace de la necesidad de impedir más demoras y de mantener el estricto programa de desarrollo, propone que se ponga fin a las negociaciones actuales y se replantee la actual asociación público-privada.

En la nueva asociación propuesta, el sector público asumiría el lanzamiento de la totalidad de los satélites y de los segmentos de tierra, todo ello bajo la supervisión directa de la Comisión Europea. La AEE seguiría ofreciendo asesoramiento técnico.

La participación del sector privado, si llega a producirse, ocurrirá más adelante, cuando se llegue a las aplicaciones, así que la idea es replantearse esta asociación público-privada.

En el plan se propone que la financiación para construir la estructura inicial de Galileo, que se calcula ascenderá a 3.400 millones de euros, proceda únicamente del sector público. La Comisión, que ya ha invertido mil millones de euros, está estudiando la posibilidad de obtener los fondos restantes del presupuesto comunitario o de Estados miembros.

En la asociación público-privada planteada originalmente, se pedía a la industria que financiase la infraestructura a modo de préstamo, de manera que el sector público tendría que reembolsar su deuda, con los intereses y los rendimientos correspondientes cada año. Gracias al nuevo plan, los costes de construcción y explotación serán menores.

La Comisión ha instado a los Estados miembros de la Unión Europea a que tomen las decisiones necesarias en los ámbitos político, financiero y de gestión del programa al objeto de que el proyecto llegue a término lo antes posible y se pueda responder sin demora a las necesidades de los mercados de la navegación por satélite.

Anuncios

2 pensamientos en “El sector público financiará la construcción de Galileo para asegurar su funcionamiento en 2012.

  1. Pingback: España consigue un centro de control para el proyecto Galileo. « Sociedad de la Información

  2. Buenas tardes Martín Pérez

    He leído este artículo sobre el sistema de posicionamiento Galileo. Me gustaría saber si es que aún en 2009 se espera que dicho sistema entre en funcionamiento en 2012.

    Un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s